Logo OhmyFi

10 claves para saber si tu empresa está lista para el marketing digital

Si tienes un negocio y piensas adoptar el marketing digital para acelerar su crecimiento, ¡felicitaciones! Has entendido que, en un mundo que cambia rápidamente todos los días, es indispensable transformarse para adaptarse, mantenerse en el mercado y liderarlo.

Con el marketing digital tendrás miles de opciones para explorar, desde el marketing de contenidos hasta el WiFi marketing o el growth hacking. Todas estas tendencias se complementan, y si llegas a dominarlas para el beneficio de tu negocio sin duda lo verás crecer. Lo cierto es que no tendrás recetas ni fórmulas del éxito, sino un camino de experimentación, errores y adaptación en el que sólo tú y tu equipo sabrán, con el tiempo, qué es lo que mejor funciona para tu empresa, producto y mercado.

Ahora bien, antes de lanzarte a hacerlo, es importante que identifiques si tu empresa está preparada para el marketing digital o qué necesita para estarlo. De lo contrario, te darás cuenta de esos vacíos sobre la marcha y esto puede llevar a perder tiempo y recursos. A continuación encontrarás 10 de esas condiciones mínimas para que puedas realizar este diagnóstico y prepararte para crecer.

1. Sabes qué quieres lograr

Tienes claro lo que quieres alcanzar en tu negocio a través del marketing digital y no lo estás haciendo por moda. Si bien la transformación digital es una tendencia cada vez más necesaria en todas las industrias, tener un norte te permitirá encontrar el camino correcto en un terreno tan amplio y lleno de posibilidades. Además, te ayudará mantenerte a ti y a tu equipo motivados en el proceso.

Recuerda que tus objetivos deben ser específicos, medibles, alcanzables, realistas y definidos en el tiempo. Así mismo, deberán estar alineados con la estrategia, objetivos y KPIs de tu empresa.

2. Tienes canales digitales para hacer realidad tu estrategia de marketing digital

Los canales digitales son la pista por la que transitarán tus acciones de mercadeo digital. Como mínimo, debes tener un sitio web o landing page a la cual llevar el tráfico de clientes potenciales que estarás generando. Ahí debe estar la información necesaria para dar a conocer tu producto o servicio, convencer y llevar al usuario a dejar sus datos o a realizar la compra.

Es mucho más probable que logres una estrategia de marketing digital 360 si tu empresa ya está en las redes sociales, cuenta con un blog donde se publiquen contenidos de valor para el cliente, maneja un newsletter y campañas de e-mailing, e incluso tiene una aplicación móvil, cuando es necesaria.

3. Entiendes el valor de los datos y quieres ponerlos a trabajar para tu negocio

La información es el principal activo de las organizaciones de hoy. Sin embargo, de nada sirve generar datos si no se comprenden, analizan y sirven para generar inputs o conocimiento determinante para enfocar mejor las estrategias de negocio. Partiendo de esto, es necesario contar con personas y herramientas para analizar esa información, y de no ser así, hay que invertir en este campo.

4. Tu empresa tiene un área de mercadeo

El marketing digital no es una tarea secundaria ni sencilla. Para lograr excelentes resultados, se requerirá la dedicación de un equipo de trabajo todos los días de la semana. Si no cuentas con él, es indispensable contratarlo.

Este equipo debe estar capacitado para desarrollar actividades como posicionamiento orgánico y pago de tu sitio web en motores de búsqueda (SEO y SEM), pauta digital, administración de redes sociales, generación de contenidos, diseño gráfico y multimedia, seguimiento y medición de indicadores, diseño de experiencia de usuario, entre otras.

No obstante, hay muchas empresas que deciden tercerizar esta responsabilidad, contratando los servicios de marketing digital de una agencia especializada. Si bien lo recomendable siempre es contar con un equipo interno y comprometido con los objetivos de la compañía, ésta puede ser una buena opción mientras exista comunicación y seguimiento continuo entre la empresa y la agencia, y mientras en la empresa haya al menos un experto en mercadeo guiando esta relación.

5. Tienes un presupuesto para marketing digital

Dentro del presupuesto de tu empresa destinado a crecimiento, el marketing digital debe ser visto como una prioridad. Necesitarás esos recursos para contratar a los expertos que diseñarán y llevarán a cabo tu estrategia, activar las campañas de pauta digital y cubrir los planes mensuales o anuales de las plataformas y herramientas digitales que necesitarás para desarrollar tu estrategia.

6. Ves los problemas como oportunidades

En línea con el punto anterior, una estrategia de marketing digital necesita todo el apoyo y confianza posible dentro de la compañía, y esto implica no tener detractores que la vean como un gasto o un problema. Lejos de ser un gasto, los recursos que destines a crecer a través de canales digitales serán una rentable inversión. En este camino encontrarás problemas que no esperas y que inicialmente no sabrás resolver, pero, citando a Winston Churchill, “en medio de la dificultad reside la oportunidad”. Cada dificultad que llegue te permitirá adaptar tu estrategia al mercado e ir un paso adelante.

7. Eres abierto al cambio y te dejas asesorar

Como se ha dicho antes, el marketing digital es un proceso de experimentación, así que debes mantener una actitud y mentalidad abierta al cambio, a probar qué funciona y qué no, y a tomar decisiones de adaptación sobre la marcha. Además, será necesario mantener una gran tolerancia al riesgo y a la frustración, y tener en mente que los resultados no se verán de manera inmediata, en especial en campos como el posicionamiento orgánico (SEO), el marketing de contenidos y otras acciones que no requieran una inversión de pauta.

Debes ser consciente de que no lo sabes todo y que necesitarás ayuda de manos expertas para diseñar y llevar a cabo una estrategia de marketing digital. Tener esto claro te permitirá dejarte guiar y aconsejar de tu equipo, aliados, asesores y proveedores, y las cosas serán más fáciles para todos.

8. Cuentas con la tecnología necesaria

La tecnología no necesariamente implica innovar o transformarse, pero bien escogida, utilizada y orientada al negocio es una excelente aliada. Para cada una de las acciones de marketing digital que decidas explorar será esencial invertir en la tecnología necesaria. Algunos ejemplos son las herramientas de automatización e integración, los CRM, las plataformas de e-mailing, las herramientas de remarketing o retargeting, entre muchas otras. Para el caso del WiFi Marketing, además de la plataforma que permitirá la interacción entre la marca y el cliente, es clave contar con los equipos de conectividad que se requieren para que el cliente tenga una excelente experiencia de uso del WiFi, tanto el calidad como en cobertura.

9. Tienes claro quién es tu cliente

Por más obvio que pueda sonar este punto, es común ver empresas apuntando al mercado en general sin entender quién es realmente el cliente que está dispuesto a pagar por sus productos o servicios. Así mismo, con frecuencia las empresas deciden apuntar a muchos mercados al tiempo, lo que puede llevar a que se desenfoquen y descuiden lo que realmente les genera resultados.

La definición de tu cliente o público objetivo será determinante para el diseño, ejecución y éxito de tu estrategia. Así que si no estás seguro, o incluso estándolo, puede ser muy útil e interesante realizar una investigación de mercado.

10. Mides y haces seguimiento a todo

Una estrategia no es nada sin indicadores de éxito y sin procesos establecidos de monitoreo, seguimiento y evaluación de los resultados. Tus acciones de marketing digital son tan definitivas y juegan en un terreno tan cambiante que de un día a otro el escenario puede ser completamente distinto. Si no mides tus acciones, no podrás darte cuenta a tiempo. Si las mides de manera continua, podrás ver antes que tus competidores aquellas oportunidades que, bien aprovechadas, pueden llevarte a ser el líder de tu segmento.

Entradas relacionadas

Categorías

Entradas recientes